Señor de Sipán

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar
Orejera a base de turquesas y oro

Contenido

Introducción

En el año 1987 se realizo la recuperación científico-histórica de los recintos arqueológicos más importantes en cuanto a restos humanos y quritectónicos en el Perú. Estos pertenecieron al Señor Mochica que gobernó el expectacular valle costeño de Lambayeque ubicado en el norte del Perú en el departamento del mismo nombre. Este administrador de la cultura hbría gobernado el valle entre los siglos II y III de nuestra era, y que tras el descubrimiento de sus restos ha sido conocido como el "Señor de Sipán". Los esfuerzos por recuperar y restaurar los valiosos recintos y las principales cámaras funerarias fueron promovidos por el arqueólogo e investigador Walter Alva Alva, quien es un sigiloso vigilante de estas ruinas desde su descubrimiento y es aquel que se ha encargado de dirigir el museo "Tumbas Reales de Sipán" donde se encuentran las principales piezas y descubirmientos a fin de conservarlos como un gran patrimonio cultural. Los restos del Señor de Sipán han recorrido todo el mundo por ser uno de las vestigios humanos mas cuidados y mas deslumbrantes por la calidad de los ornamentos que lo acompañaban en su sepultura.

Historia

Representación de la cultura Mochica

La cultura Moche o Mochica se desarrollo a lo largo de en la franja norte de la costa peruana. Aquí se han ubicado los restos arqueológicos de esta cultura expresados en templos, pirámides truncas, palacios, obras de irrigación, fortificaciones y cementerios, con elementos característicos de esta. Durante el desarrollo de los Moche, entre los siglos I y VII, se obtuvo grandes avances tecnológicos, artísticos y de organización social. Uno de los principales logros mochicas fue la implementación de nociones sobre ingeniería hidráulica al usar canales de riego que permitieron consolidar una base económica basada en el desarrollo agrícola y en el uso de recursos marinos. Además la metalurgia mochica, permitió crear objetos con el uso del cobre; un uso muy anterior al dado en Europa muchos siglos después.

En la base social de la cultura Mochica se encontraban los guerreros. Estos ejercían poseían poder, dominio político y cautela territorial; estas labores eran prácticas profesionales. Además lograron crear complejas edificaciones militares emplazadas en los valles y murallas que cercaban los señoríos y pequeños reinos.

La cultura Mochica tenía una cosmovisión especial en su percepción sobre la muerte. Para ellos la muerte no era el final, era una parte de la vida en otra esfera, por esto en la sepultura se contaba con provisiones y bienes que podrían ser utilizados por la persona durante su camino. Por el tipo de ofrendas o bienes que acompañaban al cuerpo se reflejaba las funciones que habían desempeñado la persona en el mundo y en la sociedad. Antes del descubrimiento de las “Tumbas de Sipán”, se pensaba que la cosmovisión Mochica representada en su arte era parte de la imaginación de la gente por la escpectacularidad de los eventos mostrados en los huacos y pinturas de la cultura. Una vez constatada la existencia de emblemas y ornamentos antes vistos solo en el expresiones artisticas, se pasó a la hipótesis de que las reseñas en el arte Mochica corresponden a hechos reales de esta cultura. Gracias a esta hipótesis se postula que la tumba encontrada con la mayor cantidad de ornamentos es la del señor del valle, denominado señor de Sipán, por su jerarquía. Se cree que este señor ocupaba la cúspide de la jerarquía social y política como un semidiós. En su tumba se encontraron orejeras de alto valor, tocados y túnicas entre otros objetos.

Sobre el señor de Sipán, Walter Alva dice que “su deteriorada osamenta nos permite saber que murió a una edad promedio de 40 años y que, con excepción de una incipiente artritis, gozaba de buena salud. Su estructura corpórea demuestra poco trabajo físico y el escaso desgaste dental habla de una dieta especial. Esto le permitió alcanzar una estatura de 1.67 m (alta para su época). Las particularidades físicas que muestra señalan una especial forma de vida y caracteres hereditarios: debió integrar una casta de hombres nobles que heredaban el poder.”

Recuperación Histórica

El sitio arqueológico de Sipán ha sido recuperado gracias al esfuerzo de muchos especialistas y arqueólogos que en han realizado grandes labores de restauración de las pirámides truncas y de los elementos humanos y orfebres que se encontraron. tras muchos meses de duro trabajo se han podido develar al mundo muchos restos y construcciones antiguas de alto valor cultural. Entre estos los recintos más trabajados y cuidados fueron: la Tumba del Sacerdote, la del Viejo Señor de Sipán y la del Señor de Sipán.

Entre el complejo arqueológico se han encontrado diversas plataformas cuyos posibles usos eran religiosos o sociales y cuyo acceso estaba dado por rampas. En la actualidad se hace una caracterización en el museo "Tumbas Reales de Sipán" en la cual el personaje que representa al Señor de Sipán desciende por una de las rampas desde sus aposentos hacia la explanada donde se encuentran los guerros y el pueblo moche. Gracias a esta caracterización los espectadores pueden darse una idea del uso y las costumbres de la cultura Moche. En una de las plataformas encontradas se hallaron las “Tumbas Reales" .

Por estos hallazgos se ha podido establecer una secuencia cronológica con el uso de las edificaciones y los contextos funerarios que sirven como testimonios materiales de la sociedad Mochica. El registro documental fue la herramienta clave para la compresión de la cultura y sociedad, basándose en interpretaciones iconográficas y estilísticas además de observaciones arquitectónicas aisladas.

Cuando las tumbas fueron develadas se genero una especial preocupación por la conservación inmediata de los elementos de orfebrería y metalurgia que podrían ser dañados por la corrosión y la transformación de los metales en óxidos y carbonatos. Para llevar eficazmente el trabajo de restauración se solicito el apoyo de la comunidad científica internacional y fue así como en 1987 el Dr. Meter Schar y la restauradora Maiken Fecht del Museo Central Romano Germánico de Mainz en Alemania visitaron el complejo de Sipán. Así las piezas cruzaron el mar Atlántico y se inició el proceso de restauración y recuperación.


La Tumba del Señor de Sipán

Pectoral Mochica

Dentro de la tumba del señor de Sipán, se encontraron diferentes objetos de orfebrería colocados estratégicamente y con sumo cuidado para cuidar el sagrado ritual. Se hallaron ornamentos que fueron colocados debajo del cráneo; protegidos por piezas de oro laminadas que cubría el mentón. Estas fueron confeccionadas para cubrir el cuello en su parte superior, el mentón y las mejillas dejando una soltura para la nariz. Además contaban con algunos relieves para la colocar la boca y los pliegues faciales. Por su difícil uso se cree que eran confeccionados solo para los procesos póstumos y no para el uso en la vida cotidiana. Junto a estos ornamentos se encontraron dos orejeras con figuras de venados. Las figuras estaban trabajadas finamente en turquesas y en oro, y decoradas con un borde de 38 esferas de oro delicada y perfectamente soldadas. También se encontró, al pie del cubre mentón, dos narigueras de oro ligeramente convexa en forma de luna creciente que completaban la majestuosidad de los hallazgos.

El recinto estaba cubierto con tablones de madera que con el tiempo acumularon una gran cantidad de polvo tierra bajo ellos. Debajo de estos tablones se encontraron 29 cerámicos Mochicas dispuestos cuidadosamente junto al cuerpo del señor de Sipán. Estos con el tiempo y el peso ejercido por las maderas y la tierra acumulada durante cientos de años, se fueron fragmentando por la presión. Dentro de ellos se encontraron evidencias de restos orgánicos y bebidas que se cree fueron colocadas como ofrendadas. Los sarcófagos estaban cubiertos por tres tapas de madera unidas por cintas metálicas de 3 cm. de grosor, hechas a base de cobre que formaban amarras en cuatro puntos alineados; indicio de una excelente técnica de carpintería y metalurgia.

Bajo las tablas de madera del sarcófago principal, se halló una figura humana con los brazos extendidos en forma de ángulos. Esta poseía un par pectorales finamente trabajados y que se encontraban superpuestos sin una separación visible. Bajo estos se encontraron, sobre el pecho, 16 discos gruesos de oro ligeramente convexos y con dos agujeros, uno en cada lado del disco, que con el uso de algún tipo de hilo o filamento podría integraban un impresionante collar de un peso total de 407 gramos. Además se encontraron dos tipos de cuchillas, una en cada mano, denominadas como “Tumis”; uno era de oro y estaba en la mano derecha y el otro era de plata y se encontraba en la mano izquierda. También se hallaron cuatro osamentas que acompañaban al cadáver principal del señor de Sipán. Estos poseían ataúdes originales de caña, pero este material con le paso del tiempo se desintegro por lo que no hay restos de los mismos en la actualidad. Entre las osamentas se encontraba la de una mujer de unos 20 años que usaba un pectoral de conchas de abanico en el pecho, al igual que los guerreros quienes utilizaban esta misma pieza de orfebrería y que es una de las más conocidas en el museo ubicado en Lambayeque: Museo Tumbas Reales de Sipán.

Referencias

Perucultura.org
Yachay.com
Tumbasreales.com
Peru.info
Terra.com
Rtnet.org
Comunidadperuana.com
Wikipedia.org
Centrocultural-quito.com


Atractivos Turísticos de Lambayeque

Señor de Sipán · Huaca Rajada · Bosque de Pómac · Reserva Ecológica Chaparri · Monsefú · Zaña · Etén · Museo Nacional Sicán · Museo Tumbas Reales de Sipán · Museo Brüning · Balneario Pimentel · Complejo Arqueológico de Túcume · Batán Grande

Del.icio.us! | Digg! | Meneame! | Blinklist! | Furl! | Technorati!