María Parado de Bellido

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar

Datos Biográficos

María Parado de Bellido

Nació en Huamanga, Ayacucho, el 5 de julio de 1777. Sus padres fueron el criollo don Fernando Parado y una humilde indígena. Creció en las alturas de Huamanga sin recibir instrucción. Contrajo matrimonio con don Mariano Bellido a la edad de 15 años, hombre de negocios entre Huamanga, Cusco y La Paz.

Tuvo siete hijos: Gregoria, Andrea, Mariano, Tomás, María, Leandra y Bartola. Con la llegada al Perú de la fuerza multinacional independentista, las tropas realistas se replegaron hacia el interior del país.

En la ciudad de Huamanga, el general Carratalá había establecido una plaza fuerte pero ésto no impidió la formación continua de fuerzas patriotas, una de las cuales se hallaba en el distrito de Parás, perteneciente a la provincia de Cangallo, a órdenes de Cayetano Quiroz.

A estas fuerzas guerrilleras se suma el esposo de Maria Parado, don Mariano Bellido, desempenandose como receptor de correos. A su vez, su hijo Tomas, se unio al grupo patriota que comandaba el general Arenales, a su paso por Huamanga en 1820.

Luego de un año sin tener noticias de su hijo y deseosa de evitarle peligros a este, Maria envió 500 pesos al jefe de la guarnición para rescatarlo de los peligros de esta guerra independentista. El jefe de la guarnición no tuvo inconveniente en devolverle el hijo a Maria Parado de Bellido, pero antes comunicó al soldado sobre la petición de su madre.

Tomas Bellido, con gesto patriótico, se negó a volver al hogar antes de ver triunfante la bandera de la libertad y aconsejó a su jefe la aceptación del dinero para el servicio de la causa.

Al saber la actitud patriótica de su hijo, Maria Parado de Bellido, admirada y entusiasmada, trabajó desde ese día en favor de la causa libertadora. De esta forma, comenzo a informar al ejercito patriota de los desplazamientos y poderío bélico realistas, por medio de cartas a su esposo.

Como María Parado era analfabeta, su compadre y secretario de la intendencia de Huamanga, don Matias La Madrid, escribia por ella y terminaba con la firma de Maria.

De este modo ayudó a los patriotas a planificar mejor sus ataques sorpresivos, causando la desesperación de los realistas.

Es así que en uno de los ataques fallidos, los realistas revisan las ropas de los patriotas caidos, encontrando una de las famosas cartas enviadas desde Huamanga, donde se detallaban los secretos militares de los realistas.

Se determinó que la autora de la carta era Maria Parado de Bellido, razón por la cual el 24 de marzo de 1822 es apresada y presentada ante el general realista.

Como la letra de la carta era diferente de la firma, el general quiso descubrir quien era el cómplice redactor y los secretos de los insurgentes, Maria Parado fue sometida a grandes torturas.

El general ofreció a Maria Parado salvarle la vida, pero esta valerosa mujer prefirió la muerte antes que traicionar la causa libertaria de sus familiares y compatriotas. Ante su falta de colaboración, Maria Parado fue condenada a la pena de fusilamiento en La Pampa del Arco.

A Maria Parado de Bellido se la acuso de alta traición, y ante sus verdugos proclamó su ultima y heróica frase: "No estoy aquí para informarles a ustedes, sino para sacrificarme por la causa de la libertad".

Maria Parado de Bellido fue fusilada el 27 de marzo de 1822 en la Plaza de Armas de Ayacucho, y su cadaver fue trasladado al templo de La Merced, donde se le dio sepultura.

Referencias