La Conquista

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar
Imagen de la Marcha sobre el Cusco

Este periodo histórico, está en relación con los acontecimientos sucedidos en la Península Ibérica (actuales territorios de España y Portugal) desde finales del siglo XV. El año de 1492, es nuestro punto de partida para comprender a cabalidad los posteriores sucesos que llevarían a que, un pequeño grupo de españoles, terminen conquistando un vastísimo imperio de varios millones de habitantes, ubicado en el Nuevo Mundo.

Contenido

Situación de España

Lo que conocemos hoy como España, era por aquel siglo, un conjunto de reinos, los cuales se habían enfrascado en numerosas guerras contra los musulmanes que se habían asentado en su territorio desde hacia ocho siglos.

Reyes Católicos

Con el matrimonio de Isabel, del reino de Castilla y Fernando de Aragón quedó establecida una alianza entre familias, que llevaría a la derrota definitiva de los moros. Con ello, el ideal monárquico, será extender la llamada “verdadera fe” (religión católica) por todo el mundo, dado el celo religioso de estos monarcas. Fue precisamente desde el reinado de los “Reyes Católicos”, cuando empezó una intolerancia religiosa y persecución hacia los herejes: musulmanes y judíos, a quienes se les asignara el calificativo de “marranos”, por considerarlos de sangre abyecta, es decir impura.

Conjuntamente con este fanatismo religioso, jugarán un papel clave, los avances en la navegación, así como los descubrimientos geográficos de ciertas zonas del África y Asia, que reunidos serán factores decisivos para el descubrimiento de América, llevado a cabo el 12 de Octubre de 1492, a cargo del navegante genovés Cristóbal Colón. El descubrimiento de nuevas tierras, significaba el enriquecimiento de las personas, además de la obtención de un status social, que otorgaba prestigio y honor para el descubridor.

Los grupos populares españoles, que desearan ascender socialmente, no tenían otro camino que enrolarse en esta empresa riesgosísima. Por ello, cuando en 1524, Francisco Pizarro realizó su primer viaje de exploración, viajaba rodeado de un gentío de condición baja, en busca de reconocimientos negados en su lugar de origen. Recuérdese que la sociedad española era una sociedad estamental, esto quiere decir que si un individuo nacía en una familia de criadores de vacas, por ejemplo, éste no tenía mayores oportunidades de movilidad social, por lo que solo tenía la opción de dar servicio a un señor (noble), casarse o arriesgarse camino al Nuevo Mundo, como mecanismos para mejorar su situación.

Situación del Tahuantinsuyo

Tahuantinsuyo

Coincidentemente, la llegada de los españoles a territorio inca, no podía haber sucedido en mejor momento. El inca gobernante, Huayna Cápac, tras su muerte y el de su sucesor, Ninan Cuyochi, había dejado además dos hijos, quienes se disputaban en aquel momento el título de inca. Por un lado Huascar gozaba de la simpatía de la nobleza cuzqueña, mientras que Atahualpa, contaba con el apoyo de los generales Calcuchimac, Quisquiz y Rumiñahui. La victoria le sonreiría a Atahualpa, que mandó exterminar a su hermano Huascar y a todos sus parientes. En el momento que Pizarro empieza sus avatares en territorio inca, la guerra entre los dos hermanos estaba llegando a su fin.

Primeras expediciones

Encuentro de dos mundos

La presencia española en el Perú, tuvo sus antecedentes en el año de 1522, cuando Pascual de Andagoya estuvo a punto de descubrir tierras incas. En 1524, Francisco Pizarro, principal gestor de la conquista, decide en acuerdo con sus socios, Diego de Almagro y Hernando de Luque, quienes además, contaban con el apoyo financiero de Gaspar de Espinosa, importante vecino de Panamá; organizar la empresa expedicionista con destino a aquellas ”ricas tierras del Sur”. Sin embargo, este primer viaje, fue un rotundo fracaso. La segunda expedición fue más alentadora que la primera, pues en ésta llegarían a la desembocadura del río San Juan, donde divisaron dos barquitos incaicos del que lograron capturar algunos indios, para que les sirvieran de intérpretes. Fue en este viaje, cuando numerosos tripulantes, cansados de tantas penurias, como falta de alimentos, clima húmedo etc., decidieron mandar un escrito al gobernador de Panamá, el mismo que terminaría por ordenar el regreso de todo aquel que así lo dispusiere.

Pizarro, no tuvo mas remedio que dejar a un numeroso grupo marcharse, no obstante, permanecieron con él, doce individuos, a quienes se les conoce como los Trece del Gallo, ya que fueron los que cruzaron la raya trazada por la espada de Pizarro sobre la arena de la isla del Gallo, decididos a volverse ricos y honorables, a toda costa. Fue en el tercer viaje, ocurrido en 1530, cuando Francisco Pizarro, vería los frutos de su determinación, luego de obtener la autorización y el apoyo del mismísimo rey Carlos V, cuya esposa, en nombre de él, firmó con Pizarro la Capitulación de Toledo, en la que se reconocían una serie de títulos y honores a los conquistadores.. Partiendo nuevamente de Panamá, esta vez llegaría hasta la costa del norte de Ecuador y de ahí marcharían por tierra mas al Sur, llegando hasta territorio inca y desembarcando en la ciudad de Tumbes, de donde avanzaron hasta Piura, fundando la primera ciudad española en nuestro territorio: San Miguel de Piura.

Encuentro de Cajamarca: Pizarro y Atahualpa

Atahualpa y Hernando de Soto

Habiendo recibido noticias de que unos extranjeros andaban por ahí maltratando indios y saqueando, Atahualpa decide, enviar a un emisario, a que investigue a los invasores.

El emisario, que era el cacique de Cajas, dio a Pizarro y a sus hombres, obsequios que consistieron en algunos patos desollados y cerámicas, además de invitarlo a una entrevista con el inca en Cajamarca. Como afirma John Hemming:

“El embajador invitó a Pizarro a continuar la marcha hasta Cajamarca, para entrevistarse con Atahualpa, Pizarro aceptó la invitación y envió al inca como regalo una fina camisa de Holanda y dos copas de vidrio de Venecia” (Hemming,2000:27).

Momento del requerimiento realizado por el Fray Vicente Valverde

Una vez que llegaron a Cajamarca, Pizarro envió a Hernando de Soto y a su hermano Hernando entre otros, a encontrarse con el inca con el objetivo de preguntarle donde deberían acampar. Luego de la entrevista con Atahualpa, los capitanes españoles retornaron donde Pizarro. Para ese momento los hombres de Pizarro estaban aterrorizados, creyeron sospechoso aquel recibimiento cordial, por lo que acordaron que en el momento que el inca llegase a la plaza central (donde estaban ellos), atacarían a los indios, sin esperar si quiera la menor amenaza de peligro, y tomarían prisionero al inca.

La estrategia de tomarlos por sorpresa y de capturar al jefe supremo (el inca), fue inspirada en el accionar de Hernán Cortés, quien, en 1519, a raíz del aprisionamiento de Moctezuma, encontró más fácil la conquista del imperio azteca.

Algunos soldados españoles que estuvieron presentes durante los hechos de Cajamarca cuentan que cuando el inca hizo su aparición, no encontró a nadie en la Plaza Central de dicha ciudad, excepto por la presencia del Fray Vicente Valverde, quien lo invitó a cenar en el aposento de Pizarro, a lo que Atahualpa mostró su enojo, y le exigió les restituyeran todo lo tomado de sus territorios.

Luego Valverde prosiguió a explicarle que el como sacerdote, en representación del monarca debía revelarle la religión verdadera, acto seguido pronunció el llamado “Requerimiento”, que era la frase que todo cristiano debía declamar, momentos anteriores del estallido de una batalla. Después del requerimiento Valverde continuó diciéndole que la doctrina de su religión estaba contenida en el libro que llevaba entre sus manos.

“Atabalipa le dijo que le diese el libro para verle, y él se lo dio cerrado; y no acertando Atabalipa a abrirle, el religioso extendió el brazo para lo abrir, y Atabalipa con gran desdén le dio un golpe en el brazo, no queriendo que lo abriese, y porfiando él mesmo por abrirle, lo abrió(…) admirándose, a mi parecer más de la escritura misma, que de lo escrito en ella (…) le abrió, le ojeó, mirando el molde y la orden de él, y después de visto le arrojó por entre la gente, con mucha ira y el rostro muy encarnizado(…)1

Después de esto, los españoles se prepararon para el ataque, salieron de sus escondites y empezó la masacre.

Referencias

  • Brading, David: Orbe Indiano. México: Fondo de Cultura Económica.
  • Hemmnig, Jhon: La conquista de los incas. México: Fondo de Cultura Económica. Año 2000.
  • Mannarelli, María Emma: Pecados Públicos. La ilegitimidad en Lima en el Siglo XVII.Año:1994
  • Lockhart, James: El mundo hispanoperuano


Etapas Históricas del Perú

Conquista · Colonia · Independencia · República