Kuntur Wasi

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar

Kuntur Wasi, en la sierra norte, es una estructura ceremonial que fue construida, renovada y modificada sucesivamente por varias sociedades, en un período que comprende aproximadamente desde 1200 a 250 a.C. Bajo el piso del templo levantado hacia 800 a.C. se han descubierto varias tumbas con numerosas ofrendas de oro, cerámicas, adornos de piedra y hueso, caracoles, etc.

Kuntur Wasi


Contenido

Ubicación Geográfica e Histórica

Kuntur Wasi se sitúa en la sierra norte del Perú , en la cuenca del río Jequetepeque, en Cajamarca, en el cerro La Copa en la pequeña provincia de San Pablo (2,300 m.s.n.m.). Perteneciente al período formativo, ll00 años A.C. Se trata de un cerro en cuya cima fue construido un templo en la época Formativa y donde, además de plataformas escalonadas y estructuras funerarias, existen evidencias de litoesculturas emparentadas con el estilo Cupisnique, pero tan bien elaboradas como las de Chavín de Huántar.

Etimología

La denominación de "Kuntur Wasi", es de origen quechua, la que significa "Casa del Cóndor".

Etapas

Error al crear miniatura: convert: no decode delegate for this image format `/tmp/magick-XX2qyyTX' @ constitute.c/ReadImage/530.
convert: missing an image filename `/tmp/transform_2faca2817c67-1.jpeg' @ convert.c/ConvertImageCommand/2838.
Ceramio del Período Inicial

Los arqueólogos han establecido para este sitio una cronología compuesta de 4 fases: (1)Idolo, (2) Kuntur Wasi, (3) Copa y (4) Sotera. La más importante en la historia del lugar es la fase Kuntur Wasi, cuando este Centro Ceremonial funcionaba muy actuvamente.

Sin embargo Onuki pudo realizar una secuencia estilística que permite establecer hasta 5 periodos culturales para este complejo arquitectónico. Esta secuencia permitió encontrar parentescos no solo con Chavín, sino también con Cupisnique en la costa norte y también con Layzon (Cajamarca).

Historia y Descubrimiento

En el año 1945 la misión del Museo Nacional de Antropología y Arqueología de Lima descubre los primeros objetos de oro en Kunturwasi. Sin embargo, es recién a partir del año 1989 cuando la misión de la Universidad de Tokyo, liderada por Yoshio Onuki, realiza los hallazgos más contundentes. De los contextos funerarios de élite excavados por los japoneses se rescataron numerosas piezas de orfebrería, entre las que se deben mencionar los primeros objetos chavinoides hechos de cobre.

Hallazgos

La misión japonesa, que trabajó durante varios años esta zona, logró analizar varios contextos funerarios y encontró asociado a ellos varias piezas de orfebrería entre las que se incluyen collares, coronas, orejeras, pectorales repujados y pequeñas cabezas trofeo, todas ellas de oro.

En las tumbas excavadas en Kuntur Wasi el ajuar funerario incluye collares, coronas, orejeras, cuentas y pectorales de oro repujados y calados con diseños de cabezas-trofeo y de personajes de las iconografías chavinoide, Cupisnique y de una peculiar modalidad local asociada a Kuntur Wasi y a la región del Jequetepeque.

Las conexiones de Kuntur Wasi con Chavín pudieron estar asociadas al oro, pero existen también evidencias de un mismo tipo de vasijas, que en Chavín se conocen con el nombre de Mosna y cuya distribución llegó hasta las regiones de Huánuco y Ancash.

La Corona de las Catorce Caras

Corona de Oro

El 14 de setiembre de 1989 el profesor Onuki observo en el area de escavaciones, en el fondo del hoyo de la misma, sobre una de las paredes laterales, que se había realizado una abertura, en donde junto a huesos humanos cubiertos por una sustancia rojiza, había ofrendas funerarias como cerámicas, caracoles, pendientes de piedra, etc. Y un poco más al fondo, pude ver, sobre el cráneo, algo que brillaba nítidamente. Era oro.

Era la corona que llevaba el cuerpo del difunto. Era una lámina fina de oro, en la que habían practicado pequeños recortes hexagonales en dos bandas (siete en cada una), de los que pendían figuras de caras humanas. Lo que después llamamos “la corona de las catorce caras”.

Arte Cerámico

En cerámicas y platos de piedra pertenecientes a esta cultura es posible observar dibujos de caras humanas, similares a las de los relieves de Cerro Sechín, ubicadas dentro de un marco cuadrado o hexagonal. En un plato de piedra, por ejemplo, un personaje-monstruo con cara de jaguar y cuerpo semejante a la araña aparece cargando sobre su espalda una bolsa con unas cabezas adentro. En una de sus manos, sostiene por la cabellera la cabeza de la víctima. Este dibujo representaría la escena de la decapitación y el monstruo arácnido encargado de transportar las cabezas de los sacrificados.

Hayazgos Actuales

Monolito descubierto

Tres nuevos monolitos antropomorfos (monumentos de piedra de una sola pieza) fueron descubiertos durante los trabajos de restauración y conservación.

Yoshio Onuki, responsable de la delegación japonesa y director del Museo Kuntur Wasi, explicó que, curiosamente, dos de los monolitos descubiertos carecen de cabezas.

Además, el investigador japonés detalló que un monolito (que representa a una persona sentada con las rodillas levantadas) se encontró partido en dos.

La segunda pieza, de un metro de altura, también muestra una figura humana con las manos en el pecho y un cinturón con figuras de rostros humanos.

La tercera pieza es una piedra cuadrangular (50 x 50 centímetros) que representa un rostro humano con la boca en forma de embudo, pero sin perforación.

Asimismo, explicó que las tres piedras descubiertas pertenecen a la fase Copa (de 450 a 250 años a.C.).

Sacrificios

En otro lugar de Kuntur Wasi se han hallado también monolitos de seres míticos que sostienen cabezas humanas en sus manos. Las cabezas de los sacrificados son cortadas por un especialista y luego son transportadas hasta los dioses.

Entregar cabezas a los dioses, es decir, sacrificios, significa entregar la vida, lo más importante que posee el ser humano. A cambio, los dioses aseguran buen tiempo, cosechas abundantes, salud y fertilidad. En esta relación, las cabezas de los sacrificados funcionan como mediadores entre los hombres y los dioses.


Cementerio Sacerdotal

En la plataforma central, estuvieron enterradadas por cientos de años las tumbas de los sacerdotes o altos dignatarios que presidieron los rituales. Los individuos estaban enterrados con ofrendas como coronas, narigueras, orejeras de oro y plata que representan la orfebrería más antigua del continente; así como finas vasijas y collares de conchas spondylus y strombus procedentes --al igual que los personajes-- de la costa norte.

Renovación de Cementerios

Pero lo más importante de estos descubrimientos es que se ha podido aclarar el proceso en que se produjeron los entierros. EL punto en común de las ocho sepulturas es que no se encuentran en lugares específicos como cementerios. Los entierros se efectuaron en antiguas estructuras de uso ceremonial y, en varios casos, luego del entierro se construyó un nuevo templo sobre la estructura del anterior. Estas evidencias señalan que la renovación de los templos se realizaba en una serie de actos rituales, en los que se “enterraba” la antigua edificación junto a un personaje importante, acompañado frecuentemente de ofrendas de oro.

Conexiones con Chavín

Por los años de 1946 el Dr. Julio C. Tello, exploró esta zona. En base a los hallazgos encontrados consideró que eran muy trascendentes y que tenían vinculación con la cultura Chavín.

Las evidencias arqueológicas indican lazos comunes con Chavín (galería de las ofrendas), no solo por las piezas de oro parecidas, sino también por la utilización del mismo tipo de vasijas encontradas en ambos sitios.

Museo de Sitio de Kuntur Wasi

Museo de Sitio

El descubrimiento de las tumbas asociadas con objetos de oro y otros hallazgos a conducido a la construcción de un museo de sitio (La Conga).

Se encuentra ubicado a 3 km de la ciudad de San Pablo (7 minutos en auto).

Muestra permanente de los objetos de oro, piedras semi-preciosas, cerámica, restos líticos y óseos hallados en las excavaciones de Kuntur Wasi. Además, se pueden ver los mapas, planos y fotografías de los trabajos de investigación realizados por la Universidad de Tokio. Se ubica en la cima del cerro La Copa, a 2273 msnm.

Las piezas halladas en los rigurosos procesos de excavación e investigación se encuentran en el museo de sitio, próximo al complejo y que está a cargo de la comunidad del poblado de Kuntur Wasi. Los pobladores que han participado en las campañas arqueológicas, brindan el guiado al complejo y se encargan de mantener el museo y el sitio resguardado y protegido.

Geografía

Es su geografia la que lo coloca como punto intermedio entre las regiones tanto de la costa como de la sierra por un lado el valle del Jequetepeque y por el otro el valle de Cajamarca.

Desarrollo de las Exploraciones

Estudios de Tello

Kuntur Wasi es conocida para la arqueología peruana desde 1946, cuando Julio C. Tello mandó un equipo de arqueólogos del Museo Nacional de Arqueología y Antropología al lugar para investigar la existencia de unos monolitos. El equipo estuvo conformado por Pablo Carrera, Cirilo Huapaya, José Casafranca y René Candela. Excavaron por 6 meses, y el resumen con los resultados de dicho trabajo lo publicó Rebeca Carrión Cachot en 1948. Cirilo Huapaya regresó en 1955 y realizó algunas excavaciones. En 1982 y 1983 los investigadores del "Proyecto Arqueológico del Valle de Jequetepeque", dirigidos por Michael Tellenbach realizan un levantamiento taquimétrico con curvas de nivel cada 25 centímetros, una verdadera contribución para los estudios del lugar. Desde 1988 la Misión Arqueológica de la Universidad de Tokio realiza trabajos de investigación, creando, además el Museo de Sitio de Kuntur Wasi que guarda las piezas de incalculable valor extradías del lugar.

Convenio Unesco-Japón

Hemos apreciado el descubrimiento y el trabajo perseverante de la misión japonesa en el estudio e investigación que realizan desde 1988 del Sitio Arqueológico de Kuntur Wasi.

En la actualidad cerca de 150 personas trabajan en la recuperación, restauración y conservación de Kuntur Wasi como parte del proyecto Unesco-Japón, a cargo de arqueólogos japoneses y peruanos, con el apoyo especial de la Universidad Nacional de Saitama (Japón).

Los trabajos ejecutados en las ruinas, como la restauración de la escalera, los muros de las partes este y oeste de la fachada principal del complejo, así como las plazas del templo, forman parte del convenio firmado entre ambas instituciones.

Datos Útiles

En el poblado de Kuntur Wasi no hay servicios, por lo que generalmente se recomienda pasar el día y llevar refrigerio para la excursión.

En caso que desee pasar la noche en el poblado, la asociación Kuntur Wasi cuenta con cómodos dormitorios frente al museo con capacidad para cinco personas, previa reserva. También es posible hospedarse en San Pablo, poblado próximo que está a unos cuantos minutos en auto y donde hay sencillos hospedajes.

El trayecto desde la ciudad de Cajamarca dura alrededor de tres horas. También está a unas horas del balneario de Pacasmayo.

Entradas

Adultos S/.4,5, estudiantes S/.2 y escolares S/.1.

Cómo llegar

Se puede llegar a ella siguiendo la vía de penetración al valle del Jequetepeque, como quien va a Cajamarca, desviándose en el cruce de la carretera que sube a San Pablo. A dos kilómetros al Sur Oeste del mencionado pueblo, sobre la cima de un cerro teniendo unos 2100 m.s.n.m. ubicamos el centro arqueológico.

Referencias

Peru cultural
Cajamarca Peru
Páginas Amarillas
Editora Perú
Educared
tec.frequi.com


Atractivos Turísticos de Cajamarca

Baños del Inca · Cuarto del Rescate · Cumbemayo · Ventanillas de Combayo · Ventanillas de Otuzco · Parque Nacional de Cutervo · Tabaconas Namballe · Kuntur Wasi · Granja Porcón