El Camino Inca

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar
Viajeros en pleno trayecto en el Camino Inca

El Tahuantinsuyo estuvo atravesado por cientos de caminos principales y secundarios, que unieron de manera magistral los señoríos y pueblos del antiguo Perú. El diseño de estos caminos (de más de 30,000 kilómetros) fue tan perfecto que, a pesar de las dificultades geográficas, la comunicación logró ser eficaz e inmediata. El Cusco fue el centro de esta red vial y en él confluyeron la mayor parte de los senderos, pues la ciudad de los incas era el ombligo del mundo y todo debía partir y culminar en ella.

En términos de patrimonio arqueológico es, sin duda, el mayor monumento que se conoce en el Continente americano y que es compartido por cinco países andinos. En esa ruta viven hoy comunidades de agricultores, pastores, mineros y pescadores. Asimismo, tenemos en el Camino Inca a Machu Picchu una de sus más grandes expresiones, no sólo por su importancia, sino por la belleza pasisajística de sus rincones y por que cada vez más personas desean experimentar por sí mismos estos milenarios y desafiantes caminos.

Contenido

Descripción

Este gran sistema vial comprendía más de 30 000 Km. de caminos perfectamente construidos. Gran parte de estos estaban empedrados. El ingenio en el diseño de los caminos no tuvo un solo patrón sino que se adaptó a la geografía de la zona y se construyeron con la intención que perduraran. El ancho del camino también era variable. En algunas zonas llegaba a tener más de 15 metros, mientras que en otras se reducía a menos de 1.5 metros para sortear algunas quebradas o flanquear algunos barrancos. A lo largo del gran camino fueron ubicadas estratégicas construcciones llamadas tampus o tambos aproximadamente cada 20 kilómetros, o según lo que requería el nivel de esfuerzo de la ruta. Los tambos podían albergar caminantes y viajeros, así como servir de almacén de alimentos y vestimentas.

Importancia

El Qhapaq Ñan fue la base del desarrollo del Tawuantinsuyo y de su consolidación como imperio que abarcaba desde la parte norte de Argentina, el norte de Chile, Bolivia, todo el Perú y Ecuador, llegando hasta el sur de Colombia.

El camino hacía posible que los “chasquis”, mensajeros del Inca, llevaran las noticias de todo el imperio en poco tiempo, facilitando la intervención del estado en todas las instancias administrativas en las que éste estaba comprometido. Era el mismo medio gracias al cual el Inca recibía en el Cusco los beneficios del tributo que llegaba en la forma de bienes como pescados frescos del mar o de fuerza de trabajo itinerante.

También era el medio gracias al cual se trasladaban los ejércitos del Inca a establecer las condiciones impuestas por el estado en las zonas sometidas por el Cusco.

Etimología

Los incas desarrollaron con el “Qhapaq Ñan” una obra monumental, que traducida del quechua significa “Gran Camino”. El algunos lugares este camino es conocido como Inca Ñan o Camino Inca. Posteriormente fue llamado “Camino Real” por los cronistas españoles.

Otra hipótesis dice que, Qhapaq Ñan significaría Ruta o Camino de los Justos, de los Cabales, o de los Nobles y Santos, puesto que en el idioma Puquina (ancestro del kechua y Aymara ), “Khapaj” significa: santo, noble.

Antecedentes

Tal vez 1000 años antes de la instalación del incario, durante la época conocida como Wari se había instalado una red caminera andina, con la misma pulcritud que el Qhapaq Ñan, que naciendo en Ayacucho se dirigía hasta las proximidades del lago Titicaca, por el sur, y hasta las proximidades de Chachapoyas y Piura, por el norte.

Alcance

Gracias al Camino Inca estaban conectados varios millones de habitantes de diversas formas de vida, lenguas y costumbres, con el centro en la ciudad del Cusco. Del Cusco salía el Qhapaq Ñan en cuatro direcciones:

  • Al norte, el Chinchaysuyo, ocupado por quechuas y yungas;
  • Al sur, el Qollasuyo, ocupado por quechuas y arus;
  • Al occidente, el Contisuyo, ocupado por pukinas y aymaras y;
  • Al oriente, el Antisuyo, ocupado por los chunchos.

Tierras fértiles en la norte; áridas, en el sur; desérticas, en el oeste; y selváticas, al este.

La red vial

Mulas de Carga

Los caminos incaicos fueron colosales obras de ingeniería y son todavía un ejemplo de la perfecta adecuación de una obra a la naturaleza. Aun en los casos más difíciles, los antiguos peruanos estudiaron tan a fondo el terreno que diseñaron las rutas de la manera más directa posible. No es producto del azar que estos caminos se hayan conservado en buen estado hasta el día de hoy.

Senderos de piedra

Por lo general, los caminos incas son afirmados y empedrados. Alcanzan nevados y atraviesan desiertos, e incluso cuentan con desagües, escaleras y túneles. Pueden llegar a tener cinco metros de ancho, y dan cuenta de un cuidadoso y premeditado trabajo de la piedra. Decenas de caminos cruzan al borde de precipicios, mientras que otros continúan por puentes colgantes, que oscilan sobre los ríos.

Suspendidos en el aire

Los puentes son uno de los mayores atractivos de los caminos incas. Están hechos de cuerdas de cáñamo fijadas a pilares de piedra, que a su vez fueron tallados especialmente a orillas de los ríos. En un primer momento los puentes colgantes aparentan ser muy frágiles pero, conforme se avanza, es posible percibir su gran resistencia. Prueba de su eficacia es que muchos siguen siendo utilizados por los pobladores de la sierra peruana, quienes se encargan de su cuidado y de destejerlos y tejerlos anualmente.

Los tambos

En cualquier camino inca, el viajero puede tener la seguridad de que a una distancia prudencial encontrará un tambo (en quechua: tampu, “posada”). Fueron construidos en función del reposo y abastecimiento de los caminantes. Existieron distintos tipos de tambos: los que servían para alojar al inca y a sus acompañantes, los que estaban destinados a los funcionarios estatales y, aquellos que cobijaban a los chasquis.

Los chasquis

No se puede hablar de caminos incas sin mencionar a estos “correos humanos” encargados de llevar las noticias a la mayor brevedad posible. Su nombre se deriva de la raíz quechua chaski: “dar o recibir algo”. Los incas, al gozar de un buen sistema de comunicación, crearon con los chasquis un infalible servicio de correo. Estos mensajeros vivían en pequeñas chozas o chucllas ubicadas a lo largo de las rutas principales y tenían por misión transportar los mensajes -contenidos por lo general en quipus-, desde su cabaña a la siguiente y así, sucesivamente, hasta alcanzar al destinatario final. Gracias a estos relevos, de óptimo estado físico, se cumplía con una comunicación rápida y efectiva.

Véase también

Capaq Ñan
Camino Inca a Machu Picchu
El Camino Salkantay - Machu Picchu
Camino Inca en Cajamarca

Referencias

Uuhome.de
INC
Consulado de Perú