Diablada

De Wiki Sumaq Peru
Saltar a: navegación, buscar

La diablada es una danza llamada así por la careta y el traje de diablo que usan los bailarines. La danza representa el enfrentamiento entre las fuerzas del bien y del mal, mezclando tanto elementos propios de las tradiciones católicas introducidas durante la conquista española y ritos América ancestrales.

Diablada Azoguini de Puno

En la actualidad esta danza se practica en diversas regiones Cordillera de los Andes y Altiplano de América del Sur (Bolivia, sur del Perú y Norte Grande de Chile), ademas de fundarse agrupaciones de residentes bolivianos en Argentina. Se aprecia principalmente en el Carnaval de Oruro en Bolivia, en la Festividad de la Candelaria de Puno en el Perú, y en la Fiesta de La Tirana en Chile. El sentido de Patrimonio cultural de esta danza es motivo de disputa.

Las organizaciones culturales y gobierno de Bolivia opinan que otros países, al incluir esta danza como parte de su patrimonio cultural, estarían incurriendo en apropiación indebida del patrimonio cultural boliviano y consideran que la declaración del Carnaval de Oruro como una de las Obras Maestras del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad daría a Bolivia y la ciudad de Oruro apoyo en este reclamo.

El gobierno del Perú y sus investigadores consideran que la danza al tener sus orígenes en el altiplano andino no podría ser considerada patrimonio únicamente de un país. Consideran que esta tradición es producto de un proceso histórico que trasciende fronteras y es anterior a la conformación de los países actuales;<ref>Comunicado del 26 de agosto del 2009 de la Delegación Permanente del Perú ante la UNESCO</ref>

La declaración de la UNESCO se centra en la salvaguarda del patrimonio cultural e inmaterial y no en proteger legalmente manifestaciones concretas través de derechos de propiedad intelectual. En la declaratoria indica que la fiesta de Ito fue transformada en ritual cristiano: la Candelaria (el 2 de febrero), y la tradicional lama lama o diablada se convirtió en el baile principal de Oruro.<ref>Unesco Carnaval de Oruro Declaratoria Patrimonio de la Humanidad</ref> La Convención en su artículo 3, indica que sus disposiciones no pueden ser interpretase de tal manera que afecte los derechos de otros países.<ref>Are intellectual property rights dealt with by the Convention?</ref>


Contenido

Historia de la Danza

En 1577, los jesuitas se establecieron en Juli, Puno, y en los días festivos, se realizaban funciones teatrales a los que ya estaban acostumbrados los aymaras y se presentaban comedias y autos sacramentales. El Dr. Ricardo Arbulú indica que en una carta del padre Diego González Holguín a su superior, los jesuitas en su misión en Juli, enseñaron a los nativos, un canto-danza sobre los [siete pecados capitales y como los ángel es vencen a los demonios, para cristianizar a los habitantes de la zona. Juli fue conocida como "La Roma de las Indias".

Diablesas Centinelas Del Altiplano de Puno

El director Miguel Rubio Zapata recoge la versión del profesor Edwin Loza Huarachi, danzante y mascarero, quien afirma que la diablada puneña tiene su origen en la Danza del Anchanchu, y es anterior a los autos sacramentales. En aymara]] Alajpacha es el reino superior de luz y bondad, Manqapacha es el reino de la oscuridad y lo malo; y Akapacha es el reino medio donde viven los aymaras. En el Manqapacha viven anchanchus, dueños de minas, malignos y gentiles; a quienes se debe pedir permiso para explotar una mina. Leyendas relatan que el anchanchu es un humanoide pequeño, con nariz de cerdo y cuernos de becerro.

El antropólogo Alejandro Ortiz Rescaniere, recopila el "Mito del Supaya" en Puno de un relato de Isidro Rojas, aymara de 89 años. En el relato Jesucristo se enfrenta a su hijo Supaya.

Su asociación con el culto a la Virgen de la Candelaria surge a raíz de una leyenda popular. En Puno, una leyenda narra que en 1675, cerca la mina Laikakota a una legua de la ciudad, el español José Salcedo mandó a destruir las casas de los mineros pero desistió por que vieron a la Virgen María luchando contra el diablillo de la mina. Por el fuego observado en la mina nace el culto a la Virgen de la Candelaria.

La representación tuvo muchos cambios desde esas fechas, cambios como las máscaras que en su tiempo eran de yeso y para los cabellos eran utilizados los hilos de los costales de bayeta de la época; todo era tradicional y pequeño, se presentaba en fechas importantes de la Iglesia católica. El personaje incorporó características del diablo europeo, como un fauno con cola y tridente.

El caporal o diablo mayor tiene una mascara cubierta de oro (Q'ori Anchanchu) o plata (Q'olqe Anchanchu) cubierto de reptiles, orejas en forma de sapo, colmillos en los labios y grandes cuernos. Eran construidas de yeso y luego de latón.

El ángel que participa en esta danza, tambien lo hace en el Chatripuli, con alas, faldón y espada. Puli en aymara significa "angel".

Error al crear miniatura: convert: no decode delegate for this image format `/tmp/magick-XXSgjSK7' @ constitute.c/ReadImage/530.
convert: missing an image filename `/tmp/transform_aea2e213135b-1.jpg' @ convert.c/ConvertImageCommand/2838.
Diablada Porteño de Puno

En desarrollo de esta danza, los diablos acompañaban a los conjuntos de sikuris. Entre los sikuris más antiguos que sobresalieron en esta etapa son el del Barrio Mañazo en Puno fundado el año de 1892 y Juventud Obrera, fundado en 1909. El primer conjunto de Diablada puneña nace en el barrio porteño en 1962, seguida de la segunda diablada puneña "Espectacular Diablada Bellavista" en 1963.

Y por si le interesa -añadió uno de los acompañantes-, la primera Diablada organizada como conjunto de danza fue la del barrio Porteño en 1962; y la segunda, la Diablada Bellavista en 1963...

Enrique Cuentas Ormachea describe que hasta 1965, la diablada puneña era diferente a la diablada boliviana y que las influencias empezaron en 1918 cuando el grupo "Los Vaporinos", de los trabajadores de la Peruvian Corp que surcaban el Lago Titicaca, danzaron por primera vez en la Fiesta de la Virgen de la Candelaria con trajes y bandas de bolivianas; mientras que los demás grupos puneños continuaban realizando la danza acompañados por sicu-morenos.

José María Arguedas en su libro La danza de los sicuris de 1943 describe como los diablos acompañaban a los sicuris en Sicuani, Cusco; indica que es una innovación al sicuri bipolar tradicional que ahora incorpora a comparsas de diablos y se transforma en sicu-moreno. Los diablos no tocan zampoñas y abren camino al sicuri con sus tridentes y saltos.

En 1956 Alberto y Ramón Velásquez establecieron un taller para desarrollar máscaras de diablos en Puno, anteriormente cada danzante construía su propia máscara o se compraban al mascarero boliviano Antonio Vizcarra, quien utilizaba modelos de máscaras tibetanas en su construcción.

Cosmovisión andina

Para el hombre de los andes desde el comienzo existieron seres espirituales de naturaleza maligna, que no eran odiados sino respetados. Este es el caso de Supay que era un pequeño dios solitario y destructor, al que rendían culto temerosos porque desde sus alforjas derramaba la inmensa variedad de males que conoce el mundo, que cruzaba cual vagabundo despojado ya de su flauta que tiempo atrás solía tañer con arte encantador para su padre el Sol.

Un día, cuando ya vinieron los españoles con su diablo,este le preguntó a Supay: ¿Quién eres? Supay, ¿y tú quién eres? Yo soy Satanás. Una vez vencidos los indios, Satanás le invitó a Supay airse con él para que le enseñara muchas cosas. Pero Supay no quiso y prefirió quedarse con los indios:"... y huyó para esconderse en las quiebras de las montañas y en las rocas... y sólo reaparece para ayudar a sus antiguas víctimas. hora es él quien cuida de las llamas de las vacas, de los asnos cuando están en peligro.

Es él quien libra a los indios de las enfermedades, quien enjuga sus lágrimas. Es él quien, bajo el nombre de Tío, ayuda a sus sobrinos los mineros". Al identificarse la mina con la imagen de la Virgen del Socavón se produce un extraño sincretismo,surgiendo la danza de la Diablada, mezcla de ángeles y demonios que coexisten en una continua lucha donde se hacen sutiles y difusas las líneas que diferencian el bien y el mal.

El obrero que trabaja en las minas, compara ese mundo con el infierno descrito por Dante Alighieri en la Divina Comedia, esas entrañas es el reino de genio del mal, donde reina Satanás, al lado de la diableza y su corte infernal de diablos, así el trabajador en peligro invoca una plegaria a María Santísima, para que lo proteja del genio del mal, y cuando se siente alejado del mal le expresa su reconocimiento con la danza grotesca del avermo. Es así como tiene origen la Diablada.

Detrás de las máscaras

En pleno baile

La música inicia con un suave tono y al pasar de los segundos estalla la alegría. Los diablos hacen su entrada saltando de un lado a otro. Los tridentes son lanzados de brazo a brazo, las máscaras se han apoderado del lugar.

Uno de los danzantes grita que para bailar diablada hay que tener corazón y fuerza. El Diablo mayor se distingue por su máscara roja. Los grandes saltos que da son la prueba de su liderazgo.

Acto dos: entran los ángeles saltando por todos lados rodeando a los diablos hasta someterlos. “La diablada es la unión de la cultura andina con la española, tras la llegada de los conquistadores el culto a las vírgenes y santos se hizo común en la región.

Pero, este culto se aceptaba porque los santos católicos eran transfigurados en los dioses de los Andes” explica Nelly Huayta, estudiante de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno.

La danza ha llegado al clímax, los diablos les bailan a los ángeles y la china loca ha perdido la cordura por completo. “La china loca es un varón que se viste con una máscara, una pollera y una blusa, es una especie de travestí cholo” dice entre risas Huayta. Este personaje representa a la mujer española que se vestía de forma llamativa en la colonia.

“Las españolas usaban las polleras como si fuesen minifaldas, por encima de las rodillas. La china loca es un personaje que deja en ridículo esto” menciona Ricardo Lliarachi mientras agarra su máscara y se prepara para danzar.

Referencias

Del.icio.us! | Digg! | Meneame! | Blinklist! | Furl! | Technorati!